miércoles, 8 de febrero de 2017

Muffins de yogurt griego y coco



Ingredientes :

(Para varias porciones)

250 gramos de yogurt tipo griego (10% de grasa)
100 gramos coco rallado
200 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
240 gramos de azúcar
1 pizca de sal
4 huevos a temperatura ambiente
250 gramos harina de trigo todo uso
1 cucharadita de polvo de hornear o levadura química tipo Royal
12-14 moldes para muffins y cupcakes
Cápsulas de papel para tu molde


Preparación :

Hoy he tenido nuevamente ese antojo dulcero que me da de vez en cuando y es que si no hago algo dulce y sabroso que me calme las ansias, me pongo de un humor … ¿&%$& ¡!!! …, que estoy segurita que mi muy noble media naranja me enviaría en un cohete directico a otro planeta de otra galaxia con un pasaje solo de ida.
Prepara los moldes con las cápsulas de papel. Reserva.
Precalienta el horno a 180°C / 350°F.
Tuesta el coco en una sartén sin nada de grasa o en una bandeja en el horno. Reserva aparte y deja que se enfríe.
Con la ayuda de una batidora eléctrica para tortas, bate la mantequilla hasta que esté bien cremosa.
Añade poco a poco y por cucharadas el azúcar y la pizca de sal. Espera a que una cucharada de azúcar se haya integrado completamente para añadir la próxima cucharada.
Añade los huevos uno a uno. Luego, cuando los huevos estén bien mezclados, agregas el yogurt tipo griego.
Tamiza la harina de trigo con el polvo de hornear o levadura química y lo añades en tres tandas a la mezcla. Luego agrega el coco. Bate solo hasta que los ingredientes estén integrados.
Vierte la mezcla en los moldes, nivela bien la superficie y le das al molde unos golpecitos contra la encimera de la cocina para eliminar las burbujas de aire.

Hornea por 30-35 minutos o hasta que al introducir un cuchillo o palito de madera, éste salga limpio.
Saca del horno, desmolda sobre una rejilla y decora con coco, con azúcar glasé o con chocolate.
Si te sobran los puedes congelar y comerlos luego cuando te provoquen y te entre el antojo dulcero.


Tener en cuenta :

Si te sobran los puedes congelar y comerlos luego cuando te provoquen y te entre el antojo dulcero.


Buen provecho!.

¡Hasta cualquier momento!. Éxitos.









  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Siempre los comentarios alientan a publicar!.

Buscar en este sitio web :