sábado, 28 de enero de 2017

Bizcocho de vainilla esponjoso


Ingredientes :

(Para varias porciones)

250 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
425 gramos de azúcar
6 huevos a temperatura ambiente
250 mililitros de leche a temperatura ambiente
3 sobres de azúcar vainillado o 1½ cucharaditas de extracto o esencia de vainilla
1 cucharadita de polvo de hornear o de levadura química tipo Royal
1 pizca de sal
275 gramos de harina de trigo todo uso
1 molde para tortas de 22-24 centímetros de diámetro


Preparación :

Este bizcocho de vainilla es el que se comía en mi casa todos los fines de semana. Para el desayuno, como postre, para la merienda o con un vaso de leche antes de irse a la cama, es simplemente delicioso. Nunca podía faltar y toda la familia lo esperaba. El aroma que despide cuando se está horneando es algo extraordinario. Lo puedes rellenar con mermelada, con dulce de leche o con chocolate y la cubierta puede ser simplemente de azúcar glasé o de chocolate. ¿Qué te parece? Seguro que vas a tener ganas de probarlo. 
Precalienta el horno a 180°C / 350°F.
Unta el molde con mantequilla y enharínalo. Reserva.
Tamiza la harina de trigo todo uso, el polvo de hornear o levadura química, la sal y reserva aparte.
Separa las claras de huevo de las yemas. Reserva.
Bate las claras de huevo a punto de nieve. Reserva aparte.
Con la ayuda de una batidora eléctrica para tortas, bate la mantequilla y el azúcar hasta que obtengas una mezcla clara y esponjosa.
Baja la velocidad de la batidora y agrega las yemas de huevo, una a una, hasta que estén bien incorporadas.
Agrega la leche, la vainilla y mezcla bien. Incorpora la harina de trigo, el polvo de hornear y la sal previamente tamizados. Hazlo en tres tandas cuidando de no batir demasiado.
Ahora, con la ayuda de una espátula, incorpora cuidadosamente las claras a punto de nieve. Mezcla bien con movimientos envolventes y siempre en la misma dirección. 
Cuida de no mezclar muy rápido para no quitarle la esponjosidad a las claras.
Vierte la mezcla en el molde y hornea por aproximadamente 60 minutos ó hasta que al introducir un cuchillo o palito de madera, éste salga limpio.
Saca del horno y espera unos 5 minutos antes de desmoldar. 
Desmolda y coloca en una rejilla para tortas para que el bizcocho se enfríe completamente.


Tener en cuenta :

Nosotros horneamos usualmente un poco más y lo congelamos en porciones pequeñas. De esa manera, siempre tenemos un pedacito para cuando nos entra el antojo dulceril.


Buen provecho!.

¡Hasta cualquier momento!. Éxitos.









  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Siempre los comentarios alientan a publicar!.

Buscar en este sitio web :